Un clásico donde el Barcelona mostró su Jerarquía

Medio planeta estaba ansioso esperando que llegara por fin el día del clásico español, y es que en vísperas navideñas aunque se piense en los regalos y las festividades, aquellos amantes del fútbol no podían olvidar este partido que paraliza miles de corazones de hinchas del fútbol.

Los 11 iniciales fueron:

Real Madrid:

Keylor Navas
Daniel Carvajal
Raphael Varane
Sergio Ramos
Marcelo
Casemiro
Tony Kroos
Luca Modric
Kovacic
Karim Benzema
Cristiano Ronaldo

Barcelona

Marc-André ter Stegen
Thomas Vermaelen
Gerard Piqué
Jordi Alba
Sergi Roberto
Aleix Vidal
Sergio Busquets
Ivan Rakitic
Andrés Iniesta
Paulinho
Luis Suárez
Lionel Messi

El partido empezó como se esperaba, un ritmo intenso, tanto así que a los 3 minutos fue anulado un gol de Cristiano Ronaldo por encontrarse en posición de fuera de lugar. Posteriormente el Real Madrid se acomodo mejor en el campo de juego y a los 9 minutos generó una opción clara de gol que desprecia increíblemente el ganador del balón de oro por entre sus piernas. Los merengues siguieron atacando pero se encontraron un portero aleman en un nivel demasiado alto y respondio siempre que fue exigido. El Barcelona tardo un poco en responder por medio de Paulinho que la envio por arriba de Navaz, pero ya empezaba advertir el Barcelona que aunque no llegara mucho podia hacer daño en cualquier momento. El madrid lo siguio intentando  y por medio de Benzema estuvo cerca de abrir el marcardor pero el palo izquierdo le nego la oportunidad.

El Madrid había sido superior hasta el descanso. Luego se durmió. Su actitud fue lamentable, como si mandara en la cabeza de LaLiga. Dio el mando al Barça, que aceptó el regalo. El equipo azulgrana fue creciendo haciendo lo que mejor sabe, pasándose la pelota. Emergió Busquets para iniciar una jugada desde su propia área que acabó en la red de Keylor. Rakitic fue sorteando rivales y Kovacic se desentendió de la jugada para vigilar a Messi. Sergi Roberto se la dio a Suárez que marcó a placer. El gol dejó destemplado al Madrid, que no se enteró tras la sacudida, como siempre que encaja un gol, como si se pusiera a vivir en el epicentro de un terremoto. Tampoco reaccionó Zidane en el banda porque cuando lo quiso hacer, en pleno desconcierto de sus jugadores, Carvajal hizo penalti en una jugada ciertamente rocambolesca que pudo acabar en gol antes, pero por un milagro sólo lo hizo desde el punto de penalti. 0-2, con provocación de Messi a la grada del Bernabéu tras celebrarlo en la esquina donde estaban los aficionados del Barça. Se ve que le ha cogido el gusto a la foto. Esta vez no se quitó la camiseta.

Zidane metió después a Bale y Asensio, que esperaron cinco minutos en la banda, porque el Barça había secuestrado la pelota. El Madrid jugaba con 10. Intentó un imposible. A veces topó con su torpeza en la definición, otras con Ter Stegen, un valladar. Reclamó un par de penaltis por manos… El Barça, muy satisfecho con su botín, tampoco hizo una sangría histórica, aunque a Aleix Vidal le dio tiempo a marcar el 0-3 en el descuento. Su rival terminó entregado, consciente de que no sólo se acababa un partido, también La Liga.

Deja un comentario